Capítulo 2. De como la familia puede llegar a abandonarte

Mi tio no me habla. Ni yo a él. Realmente desde que mi primo me llamó aquella vez, no he vuelto a saber nada de nada de ellos de forma personal. Supongo que se enfadaron mucho porque me molestara que no vinieran a ver mi casa pero si a los toros con la supuesta excusa de que había vertigos. En fin…

Pero! hace poco, creo que hace cosa de dos meses o menos, mi hermana me comentó otra cosilla. Al parecer mi abuela no quiere ni verme. La que me crió, esa que me cortaba las peras en un platito, con tenedores de plastico de colores con brillantes. Con la que me gustaba estar días y días. A la que yo llevaba a comer helados para que saliese de casa y se despejara. Esa a la que nunca nunca nunca he pedido nada, a excepción de que viniese a ver mi casa. No quiere verme porque al parecer la he hecho mucho daño.

Tengo pendiente ir a verla una vez más, para que me lo diga en persona. Puede que dentro de no mucho.

Me entristece tanto… Pero por otro lado, con lo cabezón que soy… digo “pues allá ellos!”

Pero no puede ser que después de tantos años tan unidos, de tantas nocheviejas, de tanto amor que había entre todos, resulte que al final era todo una ilusión creada por mi madre.

Por otro lado, he vuelto a hablar con Ali. Y con Miguel, Carolina, Raquel e Iván, por mi parte sin problemas. Siempre siempre simpre van a tener un lugar muy grande en mi cabeza y corazón. Creo que no saben cuan grande…

El capítulo 2 es triste, pero son cosas que pasan, aunque no deberían pasar. En todas las familias hay rencillas. Mi error quizás fué que yo nunca he ido a “cotizar”. Nunca he querido nada de nadie, más que su afecto y amor. A mi no se me compra con billetes de 20 ni de 500€. Hay cosas mucho MUCHO mas importantes. Y en esas han estado fallando. Eso si, tampoco nunca dejo a nadie de lado a por imposible. Siempre he sido así de tonto. No necesito nada para estar como si nada si los demás quieren. Espero que dentro de poco haya una oportunidad. Aunque si que puede ser la última por mi parte. De momento, se acabaron los capitulos tristes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *